sábado, 29 de enero de 2011

Mowgli, el niño salvaje y el Libro de las Tierras Vírgenes

Baden-Powell escribió el Manual del Lobato en 1916.
Allí destacó la fuerza simbólica de 'El Libro de las Tierras Vírgenes' (también conocido como “El Libro de la Selva” por la película de Disney que se estrenó en 1967).
El marco simbólico de la rama Lobatos y Lobeznas se basa en el relato original del libro, porque la película de Disney varía algunas cuestiones.
La historia de Mowgli está tomada de ocho cuentos del libro escrito en 1894 por el Premio Nobel de Literatura Rudyard Kipling.
Como veremos el Movimiento Scout no solamente los toma como un cuento infantil, sino que rescata la utilización pedagógica de los personajes de dicha historia como elemento educativo en la Rama Lobatos y Lobeznas.
Históricamente hay registro de niños criados por animales, sobre todo por lobos, aunque también por osos y monos. Además en la literatura hay referencias previas a Mowgli, como Rómulo y Remo que fueron amamantados por una loba, según el mito fundacional de la antigua Roma.
El personaje elegido, Mowgli, es un niño que fue abandonado por sus padres y es adoptado por una manada de lobos. Algo similar a la popular historia de Tarzán y los monos de Edgar Rice Burroughs de 1912.
Ante todo, prevengo a los lectores que la presente es una enunciación superficial y que, a quienes les interese profundizar en el tema, encontrarán un análisis mucho más completo en el libro que ha realizado Adolfo ARISTEGUIETA GRAMCKO y que se titula "La importancia de El libro de las Tierras Vírgenes como temática fundamental del Lobatismo".
Dicho autor comienza su libro diciendo:
"Podría pensarse que B-P eligió 'El Libro de las Tierras Vírgenes' simplemente para dar a los niños una sustitución complaciente de un escenario real en el cual puede llevar a cabo las actividades del aire libre propias del scout. Pero ello no es así. Hay cosas más profundas en la elección del Libro de las Tierras Vírgenes para dar un fondo romántico y fantástico a los niños que iban a integrarse a la sección que conocemos con el nombre de Manada. El libro no es solamente una fantasía sustitutiva con la cual se pretende distraer al niño jugando unas mentiras, durante el tiempo que debe esperar para incorporarse a la Tropa como un verdadero adolescente. El Libro de las Tierras Vírgenes tiene en este caso todo el valor de un símbolo; y al no poder detenernos aquí a explicar lo que son los símbolos ni la importancia que tienen, recordemos tan sólo que los mitos y los símbolos en ellos contenidos, junto con el pensamiento lógico y la palabra, son las dos mitades del lenguaje, las dos funciones igualmente fundamentales de la mente."

Otro psicólogo infantil, Bruno Bettelheim (autor del Psicoanálisis de los Cuentos de Hadas), describe que el lenguaje simbólico es utilizado para retratar el mundo y, los personajes de los cuentos de hadas permiten al niño explorar y resolver sus propios conflictos y angustias.
De manera similar, El Libro de las Tierras Vírgenes es un cuento que utiliza el lenguaje simbólico para explicarle a un niño cómo entrar en la vida social, tomar su lugar dentro de un grupo, desarrollar las relaciones con otros niños y adultos, aprender cosas nuevas y desarrollar su autonomía.
En síntesis, es una historia sobre educación, donde Mowgli es instruido por el oso Baloo en la ley de la selva que representa los 6 principales valores que debe tener un lobo.
Mowgli vive así diferentes historias que le hacen entender el verdadero valor de las leyes (cuando se enfrenta a los Bandar-Log, el pueblo sin ley), de la amistad y del trabajo en equipo.

Como los niños comienzan a relacionarse y experimentar una vida social a partir de los 7 años, la historia de Mowgli les da el marco simbólico necesario para comprender la propuesta del Movimiento Scout adaptado a su edad.
Así el Movimiento Scout aprovecha estos relatos de Kipling para explicarle a los niños su propuesta educativa y las estructuras de la Manada.
Esto le permite al niño ser un sujeto activo del sistema educativo scout experimentando un cierto nivel de auto-gobierno con el apoyo de los adultos al participar del Consejo de la Roca o liderar una seisena.
Es importante que dichos adultos sean capaces de unirse al niño en el juego y acepten adoptar las personalidades de los amigos de Mowgli: “Baloo”, “Akela”, “Bagheera”, etc.
Para crecer, los lobatos, como Mowgli, necesitan aprender y aceptar la “ley de la Manada” y su propuesta educativa.
Por ejemplo, aprender que la Manada funciona como una micro-sociedad (de tamaño niño) con sus propios órganos (el Consejo de la Roca, las seisenas, etc.) y el papel activo que puede jugar en cada uno.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

Publicar un comentario en la entrada